Muchas madres que amamantan a sus bebés tienen la sensación de que su hijo las utiliza como chupete porque pasa mucho tiempo colgado del pecho sin mamar. ¿Por qué se comporta así?

Tipos de succión durante la lactancia materna

La succión del bebé mientras mama ha sido clasificada de distintas formas por distintos autores en función del marco de referencia en que se produce.

Nutritiva y no nutritiva

La succión nutritiva es la que utilizan para comer. Se trata de una succión profunda y rítmica que suele durar unos minutos y da paso a la succión no nutritiva, la que realizan hacia el final de la toma. No obstante, si la madre tiene un reflejo se eyección de leche durante la toma y el bebé quiere más leche, volverá a realizar la succión nutritiva.

La succión afectiva, es más superficial y rápida que la succión nutritiva. No me gusta llamarla succión no nutritiva porque sí nutre, puesto que durante la succión afectiva el bebé acumula pequeñas cantidades de leche en la boca y después la traga.

Ocupa la mayor parte de la toma, ya que se produce al principio de la misma para estimular el reflejo de eyección y la salida de la leche, también entre periodos de la succión nutritiva y al final de la toma, justo antes de que el bebé suelte el pecho.

Esta es la succión a la que suelen referirse algunas madres cuando dicen “me usa de chupete” pero… ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? El pecho de la mujer existe desde hace millones de años y el primer chupete se inventó hace poco más de 200 años. Es difícil que un recién nacido que no ha visto nunca un chupete, utilice el pecho de su madre para sustituir al chupete… ¿No creéis? Por lo tanto, la succión afectiva es necesaria y normal ya que forma parte del ciclo de succión. Proporciona al bebé tranquilidad, satisface su necesidad de contacto y le relaja. Además le entrena para la succión nutritiva y asegura una buena producción de leche materna.